5 formas de aplicar la meditación a tu vida

En el post anterior les contaba un poco acerca de mi experiencia en el pasado con la meditación.

Si querés ver dicho post, podés leerlo acá:

Cómo la meditación me sacó de un trabajo que odiaba

Y el resultado de escribir este post fue buenísimo porque me llegaron varias consultas de personas que me comentaban que querían empezar con esta práctica.

Quiero aclarar que no soy un experto en este tema pero llevo un tiempo intentando aplicar este método y tratando de aprender cada vez más. Así que creo que algo te puedo aportar.

En este post quiero compartirte 5 formas en las que creo que podés aplicar la meditación en tu vida:

Fuente Headspace: https://www.headspace.com/

  1. Reducción del estrés y concentración en el momento presente
    No te voy a contar yo cómo es el ritmo de vida en el que vivimos hoy. Parece que llevar un papel impreso a alguna institución llámese banco, llámese plan médico, llámese pagar impuestos, o lo que sea que tengamos por delante, nos despierta un estrés supremo.
    Pero además, apenas nos despertamos empieza el bombardeo: encendemos las noticias para enterarnos de episodios de muertes, violaciones y corrupción que se repiten en loops eternos y un poco nos volvemos adictos a consumir todo ese tipo de “información”.
    Pero esos estímulos no nos pasan desapercibidos. Sino que nos generan una ola emocional que provoca un torrente de químicos en nuestros cuerpos. Y obviamente tiene un costo, en salud, pero también en volvernos reactivos al entorno. Es decir, algo externo a nosotros nos genera algo interno.

    Siguiendo este esquema:
    Estímulo del entorno —> Reacción química y emocional automática.

    Cuando interactuamos con el “mundo real” sentimos como si alguien jalara el gatillo por nosotros.
    Todo este estrés en el cuál estamos inmersos, generado por factores externos que nos disparan estas sensaciones nos lleva a vivir en el futuro. Pero no en un futuro cualquiera, sino en un futuro en base al estímulo que recibimos. Una película mental donde proyectamos los peores escenarios posibles ante una determinada situación que tenemos que afrontar. Dejamos de vivir en el momento presente y nos concentramos en vivir en un futuro casi apocalíptico.

    ¿No me creés? Caminá por la calle y observá la gente. Pareciera que les sale un globito de sus cabezas dónde se proyecta una película. En esa película se proyectan sus preocupaciones (muchas de ellas generadas por el estímulo recibido), alguna situación mala que se llevaron con ellos, alguna noticia que los afectó, una tarea o alguna responsabilidad que deben afrontar en el futuro, etc.

    Observalos y vas a ver que están tan absortos con esa película que no están en el momento presente, el momento presente es algo que les pasa frente a su cara sin ser notado siquiera brevemente. No están ahí realmente, solo están sus cuerpos, pero su cabeza está en otra parte.

    Fuente: Bored Panda https://www.boredpanda.com/overthinking-what-a-pity-its-not-an-olympic-sport/?utm_source=google&utm_medium=organic&utm_campaign=organic
    Esto es normal. Vivimos en automático. Y hemos sido de la misma forma durante muchos años. El comportamiento automatizado escapa de nuestros deseos conscientes, se dispara de la misma forma en que se dispara nuestro corazón cuando algo nos asusta demasiado, no lo controlamos.

    En esto la meditación puede ayudarte, trayendo de nuevo tu atención al momento presente y evitando que seas reactivo al entorno. Cortando así con la relación estímulo-reacción, dejando soltero al estímulo para poder elegir el estado emocional que nosotros querramos y mantenerlo a pesar de los sucesos externos. Nuestro estado emocional deja de ser una reacción y pasa a ser algo que elegimos a consciencia.
  2. Reprogramar el inconsciente y desarrollar nuevas creencias
    Al tratar de avanzar hacia algunos objetivos muy ambiciosos que tenía me daba cuenta de que yo al venir de otro contexto, enfrentaba más desafíos que otras personas a las cuales vivir en el entorno donde se llevan adelante esas ideas, les resultaba mucho más natural. Supe entonces que habían muchas creencias profundamente arraigadas en mi desde mi infancia y que si no lograba romperlas me iba a hacer imposible, una tarea que de por sí ya era muy difícil.

    Pero tratar de incorporar nuevas creencias de forma consciente fue algo que me hizo sentir completamente impotente. Si querés intentalo, vas a ir por la calle repitiéndote ciertas afirmaciones cargadas de palabras vacías en las cuales en última instancia y muy adentro tuyo, no te creés. Porque tu inconsciente está impregnado de las creencias que tenés desarrolladas en tu infancia, quizás puedas ganarle la pulseada a tu inconsciente por un tiempo pero en última instancia y en el mediano plazo, tarde o temprano.

    Vas a ir por la calle diciéndote “Tengo una confianza de acero”, sin creertelo realmente, porque lo hacés desde un lugar desde el cuál no tenés acceso al cableado de tu cabeza, lo que realmente creés es otra cosa.
    Tu mente analítica en determinado momento te va a disparar un “No tenés confianza de acero, el otro día alguien te cuestionó lo que hacés y tartamudeaste” Gancho al higado! A repartir de nuevo. ¿Cómo competir contra “la realidad”?

    Lo que tenés que entender es que tu mente consciente es sólo la punta del iceberg de un sistema de creencias que se han instalado y se están fortaleciendo desde hace 20 años al menos, no se van a modificar por el sólo hecho de repetirte afirmaciones vacías. No te vas a convencer en estado consciente, y no vas a deshacer en una semana 20 años de condicionamiento.



    La única forma de saltearse a la mente analítica es hacerlo en el momento en el cuál está dormida: en el estado de meditación. Es el único camino.

  3. Meditación para erradicar las voces negativas en tu cerebro
    ¿Escuchás voces en tu cabeza? No estás loc@, todos las tenemos. Esas voces no son otra cosa que la materialización de los programas que tenemos instalados en el cerebro. Se disparan con mayor intensidad cuando estamos tratando de movernos a tierra desconocida. Quizás una profesión que nunca intentamos, nuevos hábitos, empezar un deporte nuevo, dejar de comer basura, etc.
    Esas voces se van a seguir disparando porque están instaladas en tu cabeza, esta es la razón por la que constantemente cuando logramos un cambio en nuestros hábitos o comportamientos por algunos días, al tiempo parecemos retroceder de nuevo, nos dejamos convencer por las voces.

    Estamos luchando contra una fuerza que se multiplica. Como un ataque de zombies, esas voces vienen una detrás de otra sin claudicar, no van a parar.

    Para remover esas voces de tu cabeza, la meditación puede ayudarte.


  4. Meditación para bajar de peso
    Una de mis favoritas. Te lo voy a decir directamente y sin vueltas:
    Hacé todas las dietas que quieras, forzate a ir al gym, tratá de dejar de tomar alcohol, recurrí a tu fuerza de voluntad para soportar el proceso, pero la fuerza de voluntad te va a ayudar poco o nada. No vas a lograr un verdadero cambio hasta que no cambies tu forma de pensar.

    Por ejemplo, si tenés asociada la comida a la idea de darte placer. Cada vez que estés triste o estresado o cansado, vas a tratar de mitigar ese dolor o de premiarte después de estar estresado, ingiriendo comida. Y, comida del peor tipo.

    Hasta no cambiar ese mecanismo, sólo vamos a lograr cambios temporales y vamos a sufrir enormemente en el proceso lo cuál nos va a generar un enorme estrés. Si querés cuidar tu salud el estrés no es algo bueno para vos.

    Tu cabeza siempre va a tratar de devolverte a tu lugar inicial con fuerzas contra las cuáles NO podés luchar. Lo repito NO podés luchar contra esas fuerzas.

    Si te forzás a hacer dieta durante unos días, tu cuerpo te va a disparar pensamientos en forma de deseos de comida chatarra, si lo soportás va a aumentar la intensidad, cuando tengas que ir al gym te va a hacer sentir cansado, vas a escuchar esa voz que dice: “Andá mañana, hoy hace frío”.

    Y esas fuerzas además, son constantes. No paran, no descansan y atacan cada vez más fuerte. Hasta que asediados por el ataque caemos nuevamente en los viejos patrones de pensamiento, y cuando caemos, en muchos casos, deshacemos todo el enorme esfuerzo que hicimos y en muchos otros casos también quedamos en peor estado incluso que el inicial (experiencia propia).

    Pero si en lugar de luchar contra comer sano, luchar contra tomar alcohol, luchar por ir al gym, luchar en el gym para terminar tu rutina. Si en lugar de lograr esas cosas simplemente lograras:
    • Que tu cuerpo te pidiera comida saludable.
    • Perder apetito.
    • Perder deseos de ingerir alcohol en exceso.
    • Sintieras unas ganas tremendas de hacer deportes.

Y si te sintieras increíble después de entrenar?

De esta forma lograrías meterte en el camino de forma contundente, y lograrías esos cambios que hace años te son esquivos. ¿O no?
Bueno, en eso la meditación también puede ayudarte.

Acá te dejo un video de Jon Gabriel un autor que comparte su experiencia al lograr un cambio fenomenal en su cuerpo a través de la meditación. Fue una de mis grandes lecturas cuando logré perder más de 20 kilos (No olvides activar los subtítulos).

5. Visualización de metas o sueños

Cuando tenemos un sueño que está muy alejado de nuestras posibilidades (o eso creemos) o si tenemos un sueño que contradice toda la convención de nuestro contexto inmediato, entonces existen grandes chances de que tu actual versión de vos mism@ no tenga las herramientas para poder crear o lograr esas cosas y con eso una nueva vida.

Para poder hacer progresos vas a tener que cambiar. Cambiar hacia una versión de vos mismo a la cuál no le resulten imposibles todas esas cosas que te estás planteando.

  • Si querés bajar de peso, podés convertirte en una persona que disfruta de hacer ejercicio y comer saludable, a pesar de que hoy seas sedentario y comas porquerías todo el día.
  • Si querés ganar mucha plata podés convertirte en un hombre de negocios, a pesar de haber crecido en la pobreza.
  • Si querés tener más confianza podés convertirte en alguien seguro, a pesar de ser tímido e introvertido.
Muchas veces los sueños que tenemos contradicen todo lo que damos por cierto en nuestro día a día. En ese caso debemos cambiar todo aquello que damos por sentado e “instalar un nuevo programa” para poder caminar hacia nuestros objetivos. Pero no podemos hacerlo de forma consciente porque ya sabemos lo que pasa: logramos convencernos por poco tiempo para que al final de cuentas la cruda realidad nos venza. La “realidad”nos ataca cuando estamos cansados, o cuando las cosas no nos salen bien, es decir, cuando estamos vulnerables.

La única forma de generar cambios verdaderos y de lograr saltearse todas las barreras que la realidad nos presenta entre nuestro yo actual y el yo que queremos ser, es a través de acceder a la mente subconsciente y reprogramarla.

No vas a poder resolver tus problemas y avanzar, siendo la persona que sos hoy. Vas a tener que cambiar para poder después cambiar tu vida, a través de tu mejor versión.

Y en eso, te firmo donde quieras, la meditación te puede ayudar a desinstalar los viejos programas y a instalar nuevos programas.

Artículos muy interesabtes acerca de le meditación

https://www.gatesnotes.com/Books/The-Headspace-Guide-to-Meditation-and-Mindfulness

https://www.cnbc.com/2018/03/16/bridgewater-associates-ray-dalio-meditation-is-key-to-my-success.html

https://www.nytimes.com/2019/01/09/opinion/meditation-internet.html

……………………………………..

Si te gustó este post te invito a suscribirte a mi newsletter, todos los domingos envío un correo nuevo.

  1. Esto es normal. Vivimos en automático. Y hemos sido de la misma forma durante muchos años. El comportamiento automatizado escapa de nuestros deseos conscientes, se dispara de la misma forma en que se dispara nuestro corazón cuando algo nos asusta demasiado, no lo controlamos.

    En esto la meditación puede ayudarte, trayendo de nuevo tu atención al momento presente y evitando que seas reactivo al entorno. Cortando así con la relación estímulo-reacción, dejando soltero al estímulo para poder elegir el estado emocional que nosotros querramos y mantenerlo a pesar de los sucesos externos. Nuestro estado emocional deja de ser una reacción y pasa a ser algo que elegimos a consciencia.
  2. Reprogramar el inconsciente y desarrollar nuevas creencias
    Al tratar de avanzar hacia algunos objetivos muy ambiciosos que tenía me daba cuenta de que yo al venir de otro contexto, enfrentaba más desafíos que otras personas a las cuales vivir en el entorno donde se llevan adelante esas ideas, les resultaba mucho más natural. Supe entonces que habían muchas creencias profundamente arraigadas en mi desde mi infancia y que si no lograba romperlas me iba a hacer imposible, una tarea que de por sí ya era muy difícil.

    Pero tratar de incorporar nuevas creencias de forma consciente fue algo que me hizo sentir completamente impotente. Si querés intentalo, vas a ir por la calle repitiéndote ciertas afirmaciones cargadas de palabras vacías en las cuales en última instancia y muy adentro tuyo, no te creés. Porque tu inconsciente está impregnado de las creencias que tenés desarrolladas en tu infancia, quizás puedas ganarle la pulseada a tu inconsciente por un tiempo pero en última instancia y en el mediano plazo, tarde o temprano.

    Vas a ir por la calle diciéndote “Tengo una confianza de acero”, sin creertelo realmente, porque lo hacés desde un lugar desde el cuál no tenés acceso al cableado de tu cabeza, lo que realmente creés es otra cosa.
    Tu mente analítica en determinado momento te va a disparar un “No tenés confianza de acero, el otro día alguien te cuestionó lo que hacés y tartamudeaste” Gancho al higado! A repartir de nuevo. ¿Cómo competir contra “la realidad”?

    Lo que tenés que entender es que tu mente consciente es sólo la punta del iceberg de un sistema de creencias que se han instalado y se están fortaleciendo desde hace 20 años al menos, no se van a modificar por el sólo hecho de repetirte afirmaciones vacías. No te vas a convencer en estado consciente, y no vas a deshacer en una semana 20 años de condicionamiento.



    La única forma de saltearse a la mente analítica es hacerlo en el momento en el cuál está dormida: en el estado de meditación. Es el único camino.

  3. Meditación para erradicar las voces negativas en tu cerebro
    ¿Escuchás voces en tu cabeza? No estás loc@, todos las tenemos. Esas voces no son otra cosa que la materialización de los programas que tenemos instalados en el cerebro. Se disparan con mayor intensidad cuando estamos tratando de movernos a tierra desconocida. Quizás una profesión que nunca intentamos, nuevos hábitos, empezar un deporte nuevo, dejar de comer basura, etc.
    Esas voces se van a seguir disparando porque están instaladas en tu cabeza, esta es la razón por la que constantemente cuando logramos un cambio en nuestros hábitos o comportamientos por algunos días, al tiempo parecemos retroceder de nuevo, nos dejamos convencer por las voces.

    Estamos luchando contra una fuerza que se multiplica. Como un ataque de zombies, esas voces vienen una detrás de otra sin claudicar, no van a parar.

    Para remover esas voces de tu cabeza, la meditación puede ayudarte.


  4. Meditación para bajar de peso
    Una de mis favoritas. Te lo voy a decir directamente y sin vueltas:
    Hacé todas las dietas que quieras, forzate a ir al gym, tratá de dejar de tomar alcohol, recurrí a tu fuerza de voluntad para soportar el proceso, pero la fuerza de voluntad te va a ayudar poco o nada. No vas a lograr un verdadero cambio hasta que no cambies tu forma de pensar.

    Por ejemplo, si tenés asociada la comida a la idea de darte placer. Cada vez que estés triste o estresado o cansado, vas a tratar de mitigar ese dolor o de premiarte después de estar estresado, ingiriendo comida. Y, comida del peor tipo.

    Hasta no cambiar ese mecanismo, sólo vamos a lograr cambios temporales y vamos a sufrir enormemente en el proceso lo cuál nos va a generar un enorme estrés. Si querés cuidar tu salud el estrés no es algo bueno para vos.

    Tu cabeza siempre va a tratar de devolverte a tu lugar inicial con fuerzas contra las cuáles NO podés luchar. Lo repito NO podés luchar contra esas fuerzas.

    Si te forzás a hacer dieta durante unos días, tu cuerpo te va a disparar pensamientos en forma de deseos de comida chatarra, si lo soportás va a aumentar la intensidad, cuando tengas que ir al gym te va a hacer sentir cansado, vas a escuchar esa voz que dice: “Andá mañana, hoy hace frío”.

    Y esas fuerzas además, son constantes. No paran, no descansan y atacan cada vez más fuerte. Hasta que asediados por el ataque caemos nuevamente en los viejos patrones de pensamiento, y cuando caemos, en muchos casos, deshacemos todo el enorme esfuerzo que hicimos y en muchos otros casos también quedamos en peor estado incluso que el inicial (experiencia propia).

    Pero si en lugar de luchar contra comer sano, luchar contra tomar alcohol, luchar por ir al gym, luchar en el gym para terminar tu rutina. Si en lugar de lograr esas cosas simplemente lograras:
    • Que tu cuerpo te pidiera comida saludable.
    • Perder apetito.
    • Perder deseos de ingerir alcohol en exceso.
    • Sintieras unas ganas tremendas de hacer deportes.

Y si te sintieras increíble después de entrenar?

De esta forma lograrías meterte en el camino de forma contundente, y lograrías esos cambios que hace años te son esquivos. ¿O no?
Bueno, en eso la meditación también puede ayudarte.

Acá te dejo un video de Jon Gabriel un autor que comparte su experiencia al lograr un cambio fenomenal en su cuerpo a través de la meditación. Fue una de mis grandes lecturas cuando logré perder más de 20 kilos (No olvides activar los subtítulos).
 
https://www.youtube.com/watch?v=4GAPAH6nXZ8

  1. Visualización de metas o sueños

Mi favorita sin dudas, como te conté en el post: Cómo la meditación me sacó de un trabajo que odiaba creo que la meditación es una de las grandes herramientas sino la más potente que tenemos para crear una nueva versión de nosotros mismos, y por ende una vida nueva.

Cuando tenemos un sueño que está muy alejado de nuestras posibilidades (o eso creemos) o si tenemos un sueño que contradice toda la convención de nuestro contexto inmediato, entonces existen grandes chances de que tu actual versión de vos mism@ no tenga las herramientas para poder crear o lograr esas cosas y con eso una nueva vida.

Para poder hacer progresos vas a tener que cambiar. Cambiar hacia una versión de vos mismo a la cuál no le resulten imposibles todas esas cosas que te estás planteando.

  • Si querés bajar de peso, podés convertirte en una persona que disfruta de hacer ejercicio y comer saludable, a pesar de que hoy seas sedentario y comas porquerías todo el día.
  • Si querés ganar mucha plata podés convertirte en un hombre de negocios, a pesar de haber crecido en la pobreza.
  • Si querés tener más confianza podés convertirte en alguien seguro, a pesar de ser tímido e introvertido.

Muchas veces los sueños que tenemos contradicen todo lo que damos por cierto en nuestro día a día. En ese caso debemos cambiar todo aquello que damos por sentado e “instalar un nuevo programa” para poder caminar hacia nuestros objetivos. Pero no podemos hacerlo de forma consciente porque ya sabemos lo que pasa: logramos convencernos por poco tiempo para que al final de cuentas la cruda realidad nos venza. La “realidad”nos ataca cuando estamos cansados, o cuando las cosas no nos salen bien, es decir, cuando estamos vulnerables.

La única forma de generar cambios verdaderos y de lograr saltearse todas las barreras que la realidad nos presenta entre nuestro yo actual y el yo que queremos ser, es a través de acceder a la mente subconsciente y reprogramarla.

No vas a poder resolver tus problemas y avanzar, siendo la persona que sos hoy. Vas a tener que cambiar para poder después cambiar tu vida, a través de tu mejor versión.

Y en eso, te firmo donde quieras, la meditación te puede ayudar a desinstalar los viejos programas y a instalar nuevos programas.

 

Artículos recomendados

https://www.gatesnotes.com/Books/The-Headspace-Guide-to-Meditation-and-Mindfulness

https://www.cnbc.com/2018/03/16/bridgewater-associates-ray-dalio-meditation-is-key-to-my-success.html

https://www.nytimes.com/2019/01/09/opinion/meditation-internet.html

……………………………………..

Si te gustó este post te invito a suscribirte a mi newsletter, todos los domingos envío un correo nuevo.


  1. Esto es normal. Vivimos en automático. Y hemos sido de la misma forma durante muchos años. El comportamiento automatizado escapa de nuestros deseos conscientes, se dispara de la misma forma en que se dispara nuestro corazón cuando algo nos asusta demasiado, no lo controlamos.

    En esto la meditación puede ayudarte, trayendo de nuevo tu atención al momento presente y evitando que seas reactivo al entorno. Cortando así con la relación estímulo-reacción, dejando soltero al estímulo para poder elegir el estado emocional que nosotros querramos y mantenerlo a pesar de los sucesos externos. Nuestro estado emocional deja de ser una reacción y pasa a ser algo que elegimos a consciencia.
  2. Reprogramar el inconsciente y desarrollar nuevas creencias
    Al tratar de avanzar hacia algunos objetivos muy ambiciosos que tenía me daba cuenta de que yo al venir de otro contexto, enfrentaba más desafíos que otras personas a las cuales vivir en el entorno donde se llevan adelante esas ideas, les resultaba mucho más natural. Supe entonces que habían muchas creencias profundamente arraigadas en mi desde mi infancia y que si no lograba romperlas me iba a hacer imposible, una tarea que de por sí ya era muy difícil.

    Pero tratar de incorporar nuevas creencias de forma consciente fue algo que me hizo sentir completamente impotente. Si querés intentalo, vas a ir por la calle repitiéndote ciertas afirmaciones cargadas de palabras vacías en las cuales en última instancia y muy adentro tuyo, no te creés. Porque tu inconsciente está impregnado de las creencias que tenés desarrolladas en tu infancia, quizás puedas ganarle la pulseada a tu inconsciente por un tiempo pero en última instancia y en el mediano plazo, tarde o temprano.

    Vas a ir por la calle diciéndote “Tengo una confianza de acero”, sin creertelo realmente, porque lo hacés desde un lugar desde el cuál no tenés acceso al cableado de tu cabeza, lo que realmente creés es otra cosa.
    Tu mente analítica en determinado momento te va a disparar un “No tenés confianza de acero, el otro día alguien te cuestionó lo que hacés y tartamudeaste” Gancho al higado! A repartir de nuevo. ¿Cómo competir contra “la realidad”?

    Lo que tenés que entender es que tu mente consciente es sólo la punta del iceberg de un sistema de creencias que se han instalado y se están fortaleciendo desde hace 20 años al menos, no se van a modificar por el sólo hecho de repetirte afirmaciones vacías. No te vas a convencer en estado consciente, y no vas a deshacer en una semana 20 años de condicionamiento.



    La única forma de saltearse a la mente analítica es hacerlo en el momento en el cuál está dormida: en el estado de meditación. Es el único camino.
  3. Meditación para erradicar las voces negativas en tu cerebro
    ¿Escuchás voces en tu cabeza? No estás loc@, todos las tenemos. Esas voces no son otra cosa que la materialización de los programas que tenemos instalados en el cerebro. Se disparan con mayor intensidad cuando estamos tratando de movernos a tierra desconocida. Quizás una profesión que nunca intentamos, nuevos hábitos, empezar un deporte nuevo, dejar de comer basura, etc.
    Esas voces se van a seguir disparando porque están instaladas en tu cabeza, esta es la razón por la que constantemente cuando logramos un cambio en nuestros hábitos o comportamientos por algunos días, al tiempo parecemos retroceder de nuevo, nos dejamos convencer por las voces.

    Estamos luchando contra una fuerza que se multiplica. Como un ataque de zombies, esas voces vienen una detrás de otra sin claudicar, no van a parar.

    Para remover esas voces de tu cabeza, la meditación puede ayudarte.


  4. Meditación para bajar de peso
    Una de mis favoritas. Te lo voy a decir directamente y sin vueltas:
    Hacé todas las dietas que quieras, forzate a ir al gym, tratá de dejar de tomar alcohol, recurrí a tu fuerza de voluntad para soportar el proceso, pero la fuerza de voluntad te va a ayudar poco o nada. No vas a lograr un verdadero cambio hasta que no cambies tu forma de pensar.

    Por ejemplo, si tenés asociada la comida a la idea de darte placer. Cada vez que estés triste o estresado o cansado, vas a tratar de mitigar ese dolor o de premiarte después de estar estresado, ingiriendo comida. Y, comida del peor tipo.

    Hasta no cambiar ese mecanismo, sólo vamos a lograr cambios temporales y vamos a sufrir enormemente en el proceso lo cuál nos va a generar un enorme estrés. Si querés cuidar tu salud el estrés no es algo bueno para vos.

    Tu cabeza siempre va a tratar de devolverte a tu lugar inicial con fuerzas contra las cuáles NO podés luchar. Lo repito NO podés luchar contra esas fuerzas.

    Si te forzás a hacer dieta durante unos días, tu cuerpo te va a disparar pensamientos en forma de deseos de comida chatarra, si lo soportás va a aumentar la intensidad, cuando tengas que ir al gym te va a hacer sentir cansado, vas a escuchar esa voz que dice: “Andá mañana, hoy hace frío”.

    Y esas fuerzas además, son constantes. No paran, no descansan y atacan cada vez más fuerte. Hasta que asediados por el ataque caemos nuevamente en los viejos patrones de pensamiento, y cuando caemos, en muchos casos, deshacemos todo el enorme esfuerzo que hicimos y en muchos otros casos también quedamos en peor estado incluso que el inicial (experiencia propia).

    Pero si en lugar de luchar contra comer sano, luchar contra tomar alcohol, luchar por ir al gym, luchar en el gym para terminar tu rutina. Si en lugar de lograr esas cosas simplemente lograras:
    • Que tu cuerpo te pidiera comida saludable.
    • Perder apetito.
    • Perder deseos de ingerir alcohol en exceso.
    • Sintieras unas ganas tremendas de hacer deportes.

Y si te sintieras increíble después de entrenar?

De esta forma lograrías meterte en el camino de forma contundente, y lograrías esos cambios que hace años te son esquivos. ¿O no?
Bueno, en eso la meditación también puede ayudarte.

Acá te dejo un video de Jon Gabriel un autor que comparte su experiencia al lograr un cambio fenomenal en su cuerpo a través de la meditación. Fue una de mis grandes lecturas cuando logré perder más de 20 kilos (No olvides activar los subtítulos).
 
https://www.youtube.com/watch?v=4GAPAH6nXZ8

  1. Visualización de metas o sueños

Mi favorita sin dudas, como te conté en el post: Cómo la meditación me sacó de un trabajo que odiaba creo que la meditación es una de las grandes herramientas sino la más potente que tenemos para crear una nueva versión de nosotros mismos, y por ende una vida nueva.

Cuando tenemos un sueño que está muy alejado de nuestras posibilidades (o eso creemos) o si tenemos un sueño que contradice toda la convención de nuestro contexto inmediato, entonces existen grandes chances de que tu actual versión de vos mism@ no tenga las herramientas para poder crear o lograr esas cosas y con eso una nueva vida.

Para poder hacer progresos vas a tener que cambiar. Cambiar hacia una versión de vos mismo a la cuál no le resulten imposibles todas esas cosas que te estás planteando.

  • Si querés bajar de peso, podés convertirte en una persona que disfruta de hacer ejercicio y comer saludable, a pesar de que hoy seas sedentario y comas porquerías todo el día.
  • Si querés ganar mucha plata podés convertirte en un hombre de negocios, a pesar de haber crecido en la pobreza.
  • Si querés tener más confianza podés convertirte en alguien seguro, a pesar de ser tímido e introvertido.

Muchas veces los sueños que tenemos contradicen todo lo que damos por cierto en nuestro día a día. En ese caso debemos cambiar todo aquello que damos por sentado e “instalar un nuevo programa” para poder caminar hacia nuestros objetivos. Pero no podemos hacerlo de forma consciente porque ya sabemos lo que pasa: logramos convencernos por poco tiempo para que al final de cuentas la cruda realidad nos venza. La “realidad”nos ataca cuando estamos cansados, o cuando las cosas no nos salen bien, es decir, cuando estamos vulnerables.

La única forma de generar cambios verdaderos y de lograr saltearse todas las barreras que la realidad nos presenta entre nuestro yo actual y el yo que queremos ser, es a través de acceder a la mente subconsciente y reprogramarla.

No vas a poder resolver tus problemas y avanzar, siendo la persona que sos hoy. Vas a tener que cambiar para poder después cambiar tu vida, a través de tu mejor versión.

Y en eso, te firmo donde quieras, la meditación te puede ayudar a desinstalar los viejos programas y a instalar nuevos programas.

 

Artículos recomendados

https://www.gatesnotes.com/Books/The-Headspace-Guide-to-Meditation-and-Mindfulness

https://www.cnbc.com/2018/03/16/bridgewater-associates-ray-dalio-meditation-is-key-to-my-success.html

https://www.nytimes.com/2019/01/09/opinion/meditation-internet.html

……………………………………..

Si te gustó este post te invito a suscribirte a mi newsletter, todos los domingos envío un correo nuevo.

http://eepurl.com/gdAAE9

Un comentario en “5 formas de aplicar la meditación a tu vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s